Don Julio Scherer sobre Felipe Calderón

#OPINION

Roberto Medina / Noticias mexicodigital

Don Julio Scherer lo sabía y seguramente por eso lo buscó y sostuvo varias reuniones con él en un café, de las cuales se desprende su más reciente obra titulada: “Calderón de cuerpo entero”. 

En uno de los primeros capítulos de su libro -en poder de SDPNoticias.com desde ayer-, Don Julio acepta que “el tema del gusto del presidente de la República por la bebida lo llevaba en la mente y un día resolví abordarlo con Manuel Espino en el único lenguaje posible: la franqueza”. 

Y es que aunque el ex dirigente del PAN -hoy expanista- acepta que su “resentimiento con Calderón es muy fuerte”, los bochornosos episodios alcohólicos que cuenta Espino del ahora inquilino de Los Pinos, ocurren ante la presencia de más personajes políticos -como Josefina Vázquez Mota- que, por su cercanía, difícilmente aceptarían que ocurrió pero tampoco podrán negarlo.

Scherer plasma cuatro episodios de alcoholismo los cuales, cabe señalar, ocurren antes de que Calderón asumiera la Presidencia “haiga sido como haiga sido”, de la que por cierto Espino apunta que la “Ley Televisa” fue impulsada por él mismo, para “consentir” a las televisoras, con tal de que le dieran un “mejor trato” en la campaña que no levantaba. 

En una de las anécdotas más escandalosas, Espino cuenta que en el segundo semestre del 2000, en la reunión de diputados del PAN en que se nombró a Calderón coordinador de la bancada ocurrió lo siguiente: “Tenemos un problema con el coordinador, Felipe Calderón… Sigue en el escándalo allá abajo. Se le fue la lengua con algunos diputados, riñó con el gerente del hotel y se metió con los meseros”, le dijo el entonces diputado de San Luis Potosí, Alejandro Zapata Perogordo, a Manuel Espino, como a la una de la madrugada. Calderón habría reaccionado mal cuando se le indicó que el hotel daba servicio hasta determinada hora, y él exigía que le sirvieran “una botella más”. 

Sobre ese momento, Scherer comenta que “la historia que continuó Espino fue desconsoladora y junto con Manuel decidió dejar “el asunto ahí”. 

Otro episodio ocurrió en 2006 con la Maestra Elba Esther Gordillo, con quien el equipo de campaña de Calderón, entonces coordinado por Josefina Vázquez Mota, había pactado una reunión en Ciudad Juárez, a la cual Espino había sido invitado. 

Al respecto, Espino apunta que ahí fue cuando conoció la falta de “visión política” de la actual precandidato presidencial del PAN y lamentó la actitud del entonces candidato panista, quien se reportó “indispuesto” para la reunión con Gordillo, a la que, a la postre, llegó muy crudo.