CULTURA | Historia y relatos de Yucatán.

HISTORIA DEL POBLADO COLONIA YUCATÁN

( ….y era un cenote perdido en la selva)
“Efectivamente, para los que no fuimos testigos presenciales del nacimiento de la Colonia Yucatán, tenemos la oportunidad de oír los vivos relatos de sus fundadores, ya que todavía radican aquí varios de ellos; y además, tenemos el recurso de imaginarnos la grandiosa tarea que tuvieron que realizar los primeros colonos para transformar este lugar, antes inhóspito, en la moderna ciudad que es hoy. “
“En el cerebro del promotor de esta obra, Ing. Alfredo Medina Vidiella, brilló la idea de aprovechar científica e integralmente la madera mediante el establecimiento de una fábrica de triplay. Ese fue el móvil del nacimiento de la Colonia Yucatán a fines del año de 1941. “
“Alrededor de aquel cenote perdido en la selva, se amarraron los primeros hatos, moradas rústica que albergaron a carpinteros, albañiles y mecánicos, ejércitos de mosquitos, la casi totalidad de la “divisa” Anófeles, amenizaban con sus zumbidos los sueños de los colonos a la vez que les inyectaban con puntualidad religiosa armados con sus bien cargadas agujas hipodérmicas , la consabida dosis de plasmodium vivax . “
“Los primeros colonos procuraban también de mantener la tradicional hoguera, para impedir que el “chacmol” (tigre) en acecho se acercara, y me cuentan que no por miedo , sino por precaución…
“De día y de noche, siempre existía el peligro de la mordida de la temible “Cuatro narices” o Nauyaca, que, en castigo de los que osan penetrar en sus dominios, los acuesta temporal o definitivamente. El único remedio probado entonces entre los trabajadores, para estos casos, era la “contrayerba”, pues no se contaba con servicio médico. “
“Se recuerda que el “Sabac” Canto y más tarde el “Tucho” Bernabé, gustaban de hacerla de domadores de serpientes, agarrándolas para encerrar en cajas de madera. El “Tucho” pagó su osadía con una mordida en la mano de la temible víbora, pero afortunadamente se encuentra vivito y coleando en esta Colonia. “
“En el renglón de la alimentación, el frijol venía siendo el campeón de la democracia, pues era para todos y se servía, un día sí y el otro…también; era el plato del día y el principal del menú.”
“El negro café era insustituible para el desayuno con el “n’ach “ de frijol del día anterior. La a veces risueña cocinera, doña Tina Alcocer, veterana en la conquista de la selva, era la encargada de llenar el estómago, y no de alimentar a ese puñado de hombres. “

“Encontramos en este núcleo humano: a don Tomás Manzanilla, dirigiendo los primeros trabajos; a don Goyo Silva, sirviendo unas veces de peón de albañil, otras, de ayudante de carpinteros o de mecánicos; a don Felipe Burgos, como jefe de carpinteros, contándose entre sus ayudantes al actual jefe del taller, don José Palomo; entre los mecánicos, Pedro J. Canto, José Urtecho, Marcelino Cupul y Tránsito Centeno; proveyendo de material para las obras a don Sidronio Gaeta. A estos hombres se agregaron otros más como don Marcelino Castillo, Ramiro Villalobos y Manuel Jesús Góngora. Todos recuerdan que el primer jornal que ganaron fue de $ 2.50“

.

La primera maquinaria fue instalada por Mr. Effening en el año de 1942. A partir de entonces comenzaron a construirse casas para trabajadores y sus familias con techos de guano. Al siguiente año se movió la primera máquina, y desde entonces todo fue construir nuevos departamentos para nuevas máquinas, más casas para trabajadores, la tienda, el molino, la panadería, el hospital, la casa-escuela, el casino, la capilla, el cine etc. “
“La primera Misa fue aplicada en lo que hoy es el departamento de empaque, por el párroco de Tizimín P. Eutimio Arce. “
“Fue primer administrador de la Colonia, Mr. Effening, a quien sucedió don Anastasio Novelo; a este, el Ing. Don R. Drury, a quien sucede el actual, Ing. Emilio Zamudio. “
“De 600 habitantes que tenía la Colonia por el año de 1947, ahora cuenta con 2,000 en números redondos, y sigue creciendo y progresando en todos sentidos: funciona un nuevo edificio escolar con mayor cupo, se acaba de inaugurar el nuevo edificio del Casino; se construyen casas para trabajadores, ahora de mampostería, se proyecta construir un mercado, un salón de cinemas amplio; en fin que el movimiento se está demostrando andando. “
“De personas que no conocen esta ciudad industrial, hemos oído decir que “exageran los periódicos lo que es la Colonia Yucatán”, porque razonan; si es así como se dice, entonces, ese lugar es un paraíso; lo que tampoco es de aceptarse, porque sería la negación de toda lucha, y esta es necesaria para el progreso constante. “
“Más bien se ha hecho mucho por todos los habitante de la Colonia, dirigentes de la Compañía, técnicos, obreros; pero siempre falta algo por hacer y mucho más se logrará, estando todavía al frente de esta obra, ese enemigo de lo malo que es el Ing. Alfredo Medina Vidiella, porque desea siempre: Lo Mejor.
Nota: Texto íntegro tomado de la Revista Frente la Selva en su número 4 correspondiente a los meses de julio y agosto de 1950.

publicidad

🔴 DARLE A IMAGEN PARA ACCESAR PAGINA Empresa.

.

Por Roberto Medina / Redacción.

19 de Diciembre de 2019 Méxicodigital noticias